La pared blanca

martes, 20 de septiembre de 2016



El título de hoy es complicado, pero realmente no sabía cómo resumir en 5 palabras lo que os quiero contar, y cómo al fin y al cabo todo empieza por una pared blanca..... pues hoy reflexiono sobre el deseo de una habitación blanca.

Y en cuanto te sale la segunda rayita rosa del predictor ya imaginas su habitación, a los 4 meses ya empiezas a montarla y te lías a empapelarla con patitos y cenefas.... y de los patitos y las cenefas con luz antimiedo, la cuna y el cambiador pasas a un color liso, con poco detalle infantil más que los peluches de la cama y el desorden de juguetes.... ella la quiso azul, azul cielo.... lo recuerdo como si fuese ahora.... tenía 8 años.....y las ideas muy claras.

De repente los juguetes empiezan a desaparecer... que no los peluches porque hasta bien entrados los 15 se regalan muuuuchos peluches y animalitos varios.... desaparecen los juguetes; luego la vileda en la pared, los posters y cuadros cuquis.....

Hasta que de repente te dice un día que quiere pintar su habitación de color blanco, que quiere cambiar la decoración, la funda nórdica, sacar los cuadros, las fotos......ojo, ojito ojo..... mi hija se ha hecho mayor de repente, muy mayor y su "espacio" y "refugio" cambia acorde a su edad.

Recuerdo que el primer cambio heavy fue cuando quiso dejar su famosa mochila roja y pidió un bolso....esa eterna mochila que por cierto aún guarda todo y que muy roja ya no es y la cambió por un bolso....Quién te ha dado permiso para crecer!!! Llámame cursi, melancólica o lo que sea.. pero es tal cual. Te das cuenta de que se hace mayor en estos gestos....Quiero un bolso mami!!!!! Mami quiero pintar mi habitación de blanco.....

Y cuando ya la has pintado, mano a mano con ella  (lo que cuesta sacar un azul de la pared, que quede blanca y sin "memoria azula") toca redecorarla..... y te dice que quiere ir a Ikea...... y tras mucho caminar y pasillo tras pasillo se coge unas cajas de tela en blanco, unas velas lilas, dos plantas, un cuadro de New York y llegas a las telas y desterra los estampados por cuadros grises y rayas.......ha sido la visita a Ikea más agridulce de mi vida.

Agridulce por los sentimientos confrontados..... crece, tu hija crece, no quieres que crezca, pero crece y tiene las ideas claras, la sobriedad ha pasado a ser su objetivo, los blancos, los negros, los grises y la única nota de color es la de esas velas lilas......contenta porque no tiene dudas y desde luego no se deja influenciar, que si aconsejar que no es lo mismo..... pero se hace mayor.

Resultado.... en 4 días una reforma express en toda regla, justo en esos días de calor sofocante de Septiembre con temperaturas que no se recuerdan desde hace 100 años.... ahí brocha en mano, masilla tapando los agujeros de los cuadros de su niñez.

Los peluches han sido guardados y sólo luce uno encima de la cama.... el que nos recuerda que un día fue niña y que en el fondo crece, es mayor pero tiene ese punto aún.....de niñez....o simplemente un recuerdo de una buena amiga.



Un cuadro de New York luce ahora encima de su cama, la ciudad de sus sueños y que visitó el año pasado. La ciudad que yo se que es donde quiere acabar viviendo y trabajando....que valiente que eres cielo... yo no tuve el valor de irme teniendo la oportunidad. La ciudad en la que con los ojos cerrados incluso se iría a estudiar la carrera...

Mi hija ya tiene unas pequeñas alas para empezar a volar.....el blanco de la pared, la decoración de su habitación han hecho que me diese realmente cuenta...y tengo muy claro, que no asumido que después de estos dos años de bachillerato las alas serán más grandes.... y según donde tenga que estudiar lo que quiere estudiar se irá.....Se que el día que cierre la puerta para irse ya nunca volverá para quedarse.... vendrá de visita como mucho, unos diitas con suerte si no ha de atravesar el charco.

Lo que hace una reforma express.... lo que puede llegar a "tocar" que no trastocar a una madre el que su hija quiera la habitación blanca, lo que hace una simple foto de New York encima de la cama....

Mamadedos

2 comentarios:

  1. Llorando estoy. Me veo en unos años en tu misma situación. A ver si saco tiempo para comentarte con más palabras. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Cuanta razón. El otro día hablaba con un compañero de trabajo que tiene a la hija que se ha marchado a estudiar fuera y comentábamos que una vez que se van ya no vuelven y es así.... me encantó lo de la habitación blanca a mí aún me quedan unos pocos años pero no me ha costado nada visualizarme en ese momento y me he llegado a emocionar...
    un saludo muy grande me encanta tu blog y cómo escribes

    ResponderEliminar